Para hacer un plato de ducha más, mejor no hacemos nada que ya está saturado el mercado.

 

Una actitud disruptiva como punto de partida para el desarrollo de una I+D que permitiera crear la experiencia de baño más innovadora y naturalizada posible. Con el objetivo de plantear una nueva dimensión sensorial de la ducha, se introduce un composite de corcho y caucho nitrílico, resistente a la humedad y antideslizante. Se experimentó con las posibilidades de acabado y colorimetría para lograr cubrir los escenarios de diseño exigidos por la marca. Se lograron alcanzar los requerimientos antideslizantes y de seguridad que garantizaran la máxima seguridad del producto.  Pero en cambio no logramos pasar los test de la norma de no obligado cumplimiento para esta tipología de producto, pero que en cambio son generalmente reclamados por el sector contract, y el producto no salió adelante.